Reseña: La última bruja

Hace unos meses nos llegó a La Nave la petición de reseñar este libro, La última bruja, de Mayte Navales, y recibimos su nominación a los premios Ignotus con gran alegría. De hecho, es toda una celebración que cada vez más mujeres escritoras de fantasía, ciencia ficción y terror sean nominadas y galardonadas con premios como este y de todo tipo de repercusión, nacional e internacional. Por esta parte, me encantaría felicitar a Navales por esta nominación bien merecida.

Cubierta_La última bruja_21mm_291216.indd

Portada de La última bruja.

Su libro me llamó pronto la atención cuando nos llegó la petición. Por lo que leía en su sinopsis y veía en su portada, parecía que nos iba a meter de lleno en el mundo de las brujas clásicas, esas que eran perseguidas y condenadas, quemadas en la hoguera, esas que celebran ritos y sacrificios en honor a dioses de los bosques y a los animales que los habitan. La novela no decepciona lo más mínimo en estos detalles.

Sin embargo, como hago con muchos otros libros, decidí leer algunas opiniones de otros lectores en Internet. Muchas de ellas coincidían en que “el libro no es lo que esperaban, pero es un buen libro de todas formas”. Eso llamó mi atención y no sabía, entonces, de qué podría tratar la novela. Como ya he dicho, creía que serían ritos y brujería, y es cierto que me decepcionó que, en sus primeras páginas, no fuera para nada así. Pero, al poco, la trama se mete en el grueso de la historia y esa brujería fue realmente la que obtuve, por lo que aquellas opiniones me dejaron algo desconcertada. ¿Qué esperaban realmente los lectores de La última bruja, con un título así?

La última bruja cuenta la historia de Irati, una bruja milenaria, descendiente de una Vieja Raza que lleva la magia en su sangre. De niña despertaron al espíritu que yace en todos los de esta estirpe y, con ello, se vio capaz de llevar a cabo todo tipo de hechicería y de ritos a la luz de la luna. Irati puede convertirse en los animales del bosque, caminar por los sueños, cambiar de aspecto e invocar a la eterna juventud. Pero para todo ello siempre hay que pagar un precio.

Irati, con sus más de mil años, es ahora una anciana escondida en un circo donde lleva a cabo un truco con lechuzas para sorprender a los niños. De noche, se convierte en una atractiva mujer que seduce a los jóvenes y, a través del sexo, extrae de ellos la magia de su aura, renovando así sus poderes. Pero un día, un niño aparece en su caravana del circo y, en mitad de un pequeño truco que lleva a cabo para descubrir su nombre, Irati tiene la visión de una vieja compañera del pasado: su protegida Greta.

A partir de ahí volvemos atrás en el tiempo, a cuando la niña Greta fue abandonada por sus padres en el bosque con su hermano Hans, debido a la falta de comida. Una bruja los encontró y, como en el cuento de Hansel y Gretel, la anciana los preparó para comérselos. Y aunque Hans sí murió finalmente a manos de la anciana, Greta consiguió matar a su captora para, posteriormente, devorar su corazón y convertirse en una bruja como ella. Irati la encontró entonces y le explicó que, a pesar de su corta edad, ya no era una niña.

mayte navales_lanaveinvisible

Foto de Mayte Navales.

A lo largo de los siglos, Irati la enseña a moldear la magia y a hablar con los bosques, aunque nunca pudiera llegar a ser tan poderosa como una descendiente de la Vieja Raza. Del mismo modo, vivimos sus más y sus menos, los peligros de ser una bruja cuando la Inquisición anda cerca y, finalmente, descubriremos por qué aquel niño del circo le hizo recordar a Greta cuando hacía años que no se veían. Irati y Greta son, al mismo tiempo, muy iguales y muy distintas, y esas similitudes y semejanzas se ponen de manifiesto a lo largo de toda la novela, mostrando una relación similar a la de madre e hija en muchas escenas, pero muy tóxica y dañina en otras. Estos altibajos enriquecen no solo la historia, sino a las propias protagonistas.

Como he comentado antes, La última bruja es un libro que enseña ampliamente y con detalle los ritos que se decía que las brujas llevaban a cabo, desde cantos para hablar con los animales hasta sacrificios de sangre para manipular los sueños ajenos. Pero, sobre todo, la importancia de los nombres para manipular a alguien, “el nombre por el que te conoce tu dios”, como se refieren a él en el libro. En estos aspectos, la novela resulta interesantísima, al menos para aquellos aficionados a las brujas de cuentos o al esoterismo. Debo aplaudir aquí el trabajo de investigación de Navales para explicar con tanto detalle muchos de los ritos que ha descrito en su libro.

Navales utiliza, además, un lenguaje elegante, con una prosa embellecida sin estar sobrecargada. De hecho, su lectura es rápida y llevadera, no solo por el uso de las palabras adecuadas, sino porque guarda un ritmo constante en todo momento que te hace navegar por las páginas sin pausa. Es ameno, de agradable lectura, guardando la tensión en muchos momentos, el drama y la angustia en otros.

A pesar de los puntos fuertes de la novela, no creo que sea para todo el mundo, principalmente por los temas que toca y por algunas escenas algo delicadas y que podrían herir sensibilidades. La recomiendo, como he comentado, a quienes se interesen por las brujas y el esoterismo y a quienes estén dispuestos a, con ello, vivir escenas no aptas para menores, desde la violencia y el gore hasta el sexo y la depravación (aunque esto segundo es casi anecdótico).

Sigue siendo una novela ágil, entretenida e interesante, con mucho que enseñar y mucho de lo que aprender. Pero, sobre todo, demostrando un trabajo de documentación por el cual mis deseos de leer algo más de Mayte Navales no dejan de crecer.

Nerea Luray
Nerea Luray (Edición/RRSS). Graduada en Producción de Audiovisuales. Me encanta organizar cualquier cosa. También escribo en mis ratos libres, tanto novelas como guiones de cómic. Potterhead hasta la médula. Consumo mucha autoedición, series, películas y cómics.
Blog. Twitter.


Buy Me a Coffee at ko-fi.com

¿Nos ayudas con una donación?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s